El mantenimiento de la piscina

Una vez la piscina está funcionando, con todos los sistemas y equipos funcionando correctamente, con el agua transparente y segura para los bañistas, nos queda mantenerla limpia y en perfecto estado para su utilización.

En una piscina para uso propio, no solo tenemos que tener en cuenta la salubridad y cristalinidad del agua. Aspectos como la seguridad de la familia, la limpieza del entorno, los productos químicos acumulados, la sala de máquinas o el vallado de la piscina, son de vital importancia para que la piscina sea siempre un lugar de recreo y ocio familiar.