Consejos

Tu piscina segura Covid Free: cloro, desinfección y limpieza de superficies

Hay muchos factores (clima, frecuencia de uso, vegetación…) que afectan el estado de la piscina de manera visible (hojas, insectos, crema de sol, pelo…) e invisible (nano partículas, bacterias, virus…). Una piscina aparentemente limpia, no quiere decir que sea una piscina segura y desinfectada.

Prevenir es mejor que curar, y por tanto, un buen mantenimiento es la mejor solución.

Para conseguir hacer un correcto mantenimiento, es importante hacer uso preventivo de todos estos productos:

       Equilibrio: para ajustar los parámetros que equilibran el agua (pH, alcalinidad y dureza).
        Desinfección: añadir el desinfectante escogido (cloro, bromo…).
        Algicidas: para prevenir la aparición de algas.
        Floculantes: para mantener el agua siempre limpia y cristalina.
       Productos de limpieza: para mantener limpios todos los elementos de la piscina (vaso, filtro, escaleras…).
        Invernaje: mantener en correcto estado el agua de la piscina durante el invierno.


¿Cómo ajustamos los parámetros del agua?

  1. Alcalinidad TA (recomendada entre 100 y 150 ppm).

Se refiere al contenido de carbonatos y bicarbonatos del agua. Actúa como “amortiguador”, por tanto, una correcta TA mejora la estabilidad del pH en el agua.

o   Si la TA es demasiado baja, el pH puede sufrir fluctuaciones significativas.
o   SI la TA es demasiado alta, es difícil cambiar el pH del agua.

  1. Dureza TH (recomendada entre 150 y 300 ppm).

Mide el contenido de calcio y magnesio en el agua.

o   Una TH baja produce agua agresiva o ‘blanda’ (corrosiva para los equipos).
o   Una TH alta produce cal, es agua ‘dura’ (acumula cal).

  1. pH (idealmente entre 7.0 y 7.4).

El pH controla el carácter ácido, neutro o básico del agua de la piscina.

o   Un pH bajo provoca irritación de ojos y/o piel y corrosión de los metales.
o   Con un pH controlado, conseguimos una eficacia óptima del tratamiento del agua y un confort ideal del baño.
o   Un pH alto reduce la eficacia de la desinfección, causa irritación de ojos y/o piel y depósitos calcáreos.

Es importante medir el pH del agua frecuentemente (mínimo una vez por semana).


¿Cómo desinfectar el agua?

La demanda de desinfección del agua cambia a lo largo de la temporada. Es importante medir el nivel de cloro regularmente (mínimo una vez por semana).

Hay diferentes maneras de desinfectar el agua:

        Producto químico dosificado de manera manual.
        Dosificación automática de cloro líquido.
        Electrólisis salina.

A nivel de producto químico, hay mucha oferta a escoger:

        Productos clorados (los más utilizados).
        Productos no clorados (bromo, ozono…).

Vamos a analizar el cloro (recomendado entre 1.0 y 3.0 ppm si es cloro con ácido cianúrico)

Una vez añadido el cloro en la piscina, se divide en dos tipos: cloro inactivo (que no desinfecta) y cloro activo (que desinfecta). La proporción de estos dos tipos de cloros depende del valor que tengamos de pH en el agua.

        Si el pH está dentro del parámetro recomendado, el 80% de cloro será activo.
        Si el pH está alto, el 80% será cloro inactivo.

Es importante tener en cuenta también que este cloro activo en el agua se puede convertir en cloraminas. Estas cloraminas se forman cuando el cloro activo entra en contacto con urea, productos químicos, lluvia, fertilizantes, plantas, insectos… Por esta razón, es importante hacer uso de algicidas y floculantes para conseguir la mayor eficacia del desinfectante.


La importancia de los algicidas y floculantes

Para la prevención de algas, es imprescindible hacer un tratamiento de prevención semanal con productos algicidas.

Para evitar que el agua pierda transparencia y aparezca cierta turbiedad, es necesario el uso de floculantes. La función de estos productos es conseguir que las partículas que el filtro no pueda absorber por su pequeño tamaño, se hagan grandes y sean más fáciles de eliminar.


Limpieza de los elementos de la piscina

Aparte de mantener el agua en perfecto estado, debemos limpiar el resto de elementos de la piscina (vaso, línea de flotación, filtro, eliminar la suciedad, la cal y la grasa depositada). En nuestra gama encontrarás productos para cada necesidad.


Invernaje: Mantenimiento del agua durante el invierno

Una vez acabada la temporada de baño se debe continuar con el cuidado de la piscina.

Se recomienda dejar la piscina llena de agua, no solo por el ahorro de agua que representa, sino también para mantener la piscina en el mejor estado.

 

PORQUE UN BUEN MANTENIMIENTO ES LA MEJOR SOLUCIÓN

Seguir el tratamiento de invernaje es muy importante para mantener el agua en buenas condiciones, evitar la proliferación de algas y bacterias, y para que la limpieza al inicio de la siguiente temporada sea más fácil y menos costosa.